13 noviembre, 2006

Limítrofe, Valenzuela y Klenner



Me encantan los mapas. De hecho hoy me dirijo luego de esta exposición, a la muestra de Guillermo Kuitca. ¡El más de la cartografía!

Pero sin haber asistido aún, puedo decir que el esfuerzo de Milena bonilla cumple muchos propósitos del arte contemporáneo. Es evidente la problemática. Bastante universal, de saber por donde transitamos, por donde nos conectamos, que espacio habitamos, etc.



Me enloquecieron, para bien, los fragmentos de mapas con la pequeña estrella roja. Bien genérico. Aunque odio cuando el texto no está horizontalmente alineado. Tal vez soy demasiado psicorrígida.

Me llevé uno de los mapas que estaban apilados para tal efecto. Aun estoy planeando que recorrido hacer. O si dejarlo quieto y esperar.

Valdrá la pena pensar en los viajes, los itinerarios. Ellos nos hacen pensar. Y pensar es importante.



Y dele con los monitores por ahí respirando suelo y obstaculizando el buen flujo dentro de un espacio expositivo. ¡Maldito seas José Alejandro cuando introdujiste esa horrenda formalidad que ya me tiene hasta aquí!

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal