26 noviembre, 2006

IX Bienal de arte de Bogota -MAMBO-



De antemano digo que el objetivo de Maria Elvira de plantear un proyecto de cohabitación entre artistas y colectivos de nuestra ciudad, claramente dio resultados. Tatuadores, peluqueros, performistas, músicos y actores se mimetizaron en lo que volvió a ser, así como la inauguración del II salón de arte jóven, una particular fiesta de Domingo. –Siendo Sábado-.


Performance que me recordó la particular tonada del chocolate Sol. Energía! Energía! Chocolate Sol! Es energía que nos da vigor!


Hermoso graffiti que auguraba un final feliz para la VI versión de la bienal de Venecia de Bogotá.


¿Reviviendo a Joseph Beuys?


Qué falta hicieron una hilera de bombillos en el marco dorado del espejo.


Primera vez que veo activarse el gran código de Miller Lagos. Estas pelotas de caucho, en apariencia livianas, “apapachables” e indefensas, están rellenas de concreto, lo que las convierte en un objeto agresivo y con características totalmente opuestas a las reales. Ya la pelota no rebota. Claramente la niña no lo sabía. He ahí la activación de una obra de arte. Gran suceso.



Como siempre, gran cantidad de gente para un evento de lo más cachaco.


>> Esperen comentarios puntuales sobre las mejores propuestas.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal