26 noviembre, 2006

The year of light

¿Recuerdan esas estrellas que por alguna razón mística e incomprensible brillan en la oscuridad? ¿Esos puntos caseros que intentan suplir la immensidad de una noche estrellada?





Y bien, Juan Carlos Delgado, aquel de los enormes sellos en resina, me dejó bastante sorprendida, pues, valiéndose precisamente de esas características lumínicas, logró convertir un simple mobiliario en un maravilloso espéctaculo de alto contraste. Detrás, todo un rollo acerca de la catastrofe de Hiroshima. Eso no lo sentí. Lo que si sentí fue la poética de la luz, el romanticismo de la falsa oscuridad y la gran capacidad plástica de lo tridimensional. Los objetos están perfectamente acabados y el recorrido es divertido y relajante. Un enorme esfuerzo de coordinación en el timing necesario para lograr la hazaña.

Esta expo se encuentra temporalmente en el colombo americano sede centro.

Además añado el hecho de que tuve la fortuna de toparme con un vigilante muy bien entrenado, amante del arte. (-me contó que pintaba pero que no le quedaba tiempo con el trabajo y todo eso. Yo pregunto: Cuando se abrirán los espacios para todos esos artistas que lleva la humanidad entera dentro?-). Este me acompañó pacientemente, objeto por objeto, recorriendo la sala y contándome un poco de que se trataba. Ahí tienen la foto por si alguien quiere conocer su trabajo.



Afuera se realizaba una suerte de performance publicitario incentivando el uso del condón. Supongo que fue un buen día para visitar la exposición.



Recuerden usar condón y comer mucho chocolate. Todo el que sea posible.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal