01 noviembre, 2010

Nota 22: Frecuencia blog



Cuando empecé esta labor desgastante, subvalorada y mal-entendida de hacer crítica de arte, supe, por lo caricaturesco de nuestra sociedad, que me iba a hacer decenas, tal vez cientos, o inclusive miles de enemigos. Nadie, y menos en Colombia, quiere que le digan lo que está haciendo mal. Nadie, y menos en el mundo del arte, quiere oir opiniones necias y superficiales sobre lo que hace. Y nadie, por autocrítico que se diga, parece estar en la capacidad de discernir sobre lo que otra persona piensa. Esto, a pesar de que todos hablan y ‘critícan’ en corredores, pasillos y reuniones privadas. Es una triste e irónica realidad contra la cual, en mi terquedad de mujer inconforme, quiero seguir luchando. Creo en ello, y a pesar de los múltiples compromisos y actividades domésticas que me aquejan, estoy dispuesta a seguir dando mi humilde opinión frente a la producción artística que se desarrolla en nuestra ciudad. Al final los detractores y su exponencial crecimiento, no son más que muestras de que lo que vengo haciendo, a alguien importa, e inevitablemente incomóda.

Así que a partir de ahora, queridos lectores, tendrán la oportunidad de leerme, sin falta, todos los jueves en la noche.

Un beso.

Loilta Franco

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal