21 julio, 2008

Historias íntimas

Creo que el título ‘Historias íntimas’ estuvo bastante acertado a la hora de reunir a un grupo de artistas en la galería mundo. Al menos mucho más original que ‘arte joven’. Lo digo ya que claramente los artistas elegidos, no en su totalidad, rondan problemáticas autobiográficas, personales e íntimas. De hecho es un tema que bien vale rescatar frente a otros discurso menos sinceros.

Mi opinión está dividida.



Maravillosa la propuesta de Leidy Chávez y Fernando Parejo. Unas espeluznantes y a la vez seductoras esculturas entre lo animal y lo humano. Estas además involucran de forma magistral una serie de objetos ordinarios, como una lonchera, un platón de lavar e incluso un viejo tocadiscos que hace las veces de praxinoscopio. De lo mejor que he visto este año. Ojalá sigan así. Tienen un futuro proigioso.



Me gustaron mucho las ampliaciones de Adriana Duque. Desde su premio de Hewlet Packard ha demostrado talento y destreza. No sólo en grandísimo formato sino en la versión delicada de la bola, muy bien ubicada en un cojín miniatura de terciopelo.
También pasan la prueba Sandra Pérez liberman y Mauricio Ruiz. Ella con pintura y el con unos geométricos collages hechos a partir de sobrantes de fotografía.





De resto estuvo sólo bien. Me siguen desilusionando las pinturas de Celín. Qué tristeza. Creo que el premio Botero sobre-impulsó su carrera y sepultó lo más importante en la producción de un artista, su proceso. Lástima.

Esa fue otra fría noche de jueves en la noche.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal