03 mayo, 2009

35º C

En el costado norte del planetario, justo encima del cybercafé, yace desubicada una suerte de chimenea en plástico que hace pensar al transeúnte desprevenido que andan haciendo alguna obra o arreglo en la sala Sala Santafé.



Y es que efectivamente hay allí una obra, en este caso no de construcción sino de arte y se encuentran en arreglos, pero no seres humanos, sino miles de abejas que se han tomado cuatro edificaciones modernas y el invernadero dispuesto por Luis Fernando Ramírez para hablar sobre cómo la arquitectura moderna puede o no convivir de forma harmónica con la naturaleza y el paisaje.

En un experimento que me hizo pensar instantáneamente en la película animada Bee The Movie (actuada por el comediante norteamericano Jerry Seinfeld), el primer concursante de la anhelada carrera por el premio Luis Caballero, logró generarme una doble sensación de placer e incomodidad. Me gusta… no me gusta. Claridad y zozobra.
Aburrición con cierta emoción. No lo sé…

Di vueltas una y otra vez. Observé detenidamente al malabarista que con gran pericia lograba girar y girar una estructura piramidal de aristas en plástico. Una bella metáfora de cómo el ser humano juega a construir un mundo físico artificial dentro de un entorno natural paradójicamente hostil y a la vez delicado.



Miré una a una las piedras. Estas me invitaban a recorrer una obra palpitante con miles de preguntas por formular. Supongo que ponía en duda todas las concepciones sobre lo que siempre trabajó LeCorbusier y que con tanto esmero estudió, planteó y re-significo Rogelio Salmona.

Es una obra que no es del todo contundente pero que sin embargo te atrapa en reflexiones profundas sobre los espacios que habitamos y sobre lo extraño de las organizaciones humanas. Todo a través de una impecable construcción de un mini ecosistema apícola que el espectador no duda en inspeccionar y detallar. La propuesta abre la imaginación y punza. Aún no he logrado descifrar porqué pero estoy seguro de que lo hace. Creo que se empezó por muy buen camino y a buena temperatura. Caliente… Caliente…


eltiempo.com

Y les confieso que tengo mucha curiosidad por ver los trabajos de Rosario López y de Nelson Vergara.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal