08 marzo, 2007

Fantasmagoria



A mediados de los años 90, paralelamente al tradicional Nintendo y a esos otros aparatos digitales que aún no logro comprender, fueron apareciendo a su vez juegos de video para computador. Es decir que a aquellas consolas endiabladas que dejarían epilépticos a mis niños, se unirían un teclado y un ratón. Fatal presagio.

Por lo tanto, preocupada por el futuro de mis hijos emprendí una particular cacería de brujas cuyo principal objetivo era destruir el título más escalofriante: Fantasmagoría. Lo digo por que tanto Piero como Clementina entraban en un extraño trance cuando lo jugaban. Además duraban días sin dormir, evitaban quedarse solos y mantenían las luces de sus cuartos prendidas. Muy extraño. Se petrificaban ante cualquier ruido y miraban de reojo a cada paso. Fantasmagoría… Fantasmagoría… Ese es el lúdico título que decidió darle José Roca a la nueva exposición temporal del Museo del Banco de la República.


Foto/ eltiempo.com

Como le decía ayer a mi amiga (una desentendida que decidió acompañarme a la inauguración), me parecía genial que una muestra de arte contemporáneo de alta calidad formal y conceptual, como de seguro lo era esta, se alivianara con una curaduría que implicara juego, magia, fantasía y diversión. Eso evitaría la alta carga intelectual que suele rodear estos eventos y le proporcionaría un mayor disfrute a los asistentes. Y Así sería. Tal cual lo había pronosticado.

Como un par de niñas incrédulas Lucía y yo nos fuimos adentrando en unas obras bellísimas. Soplos de vida. Vientos de sombra. Respiros de luces.

Aaaire… y un hombrecillo de papel que con un último esfuerzo lograba erguirse contra la pared. Esa era la bienvenida. Luego, atormentadas corrimos por un estrecho callejón para evitar la ola de humo que se nos venía encima. Multitud. Multitud y más multitud de sombras mías, mías, mías, de Lucía, de Lucía, de Lucía, de otros, de otros, de otros.
Salimos y muchos se agolpaban como esperando algún evento magnífico. Al ver que nada pasaba simplemente pensé que era muy torpe para entender y decidí seguir el recorrido hasta que de pronto, de la nada, como un espectro irreal, como una aparición milagrosa inesperada, surgió la imagen de una mujer proyectada en un insipiente vapor blanco. Cuatro segundos y la imagen se desvanecía. Me sentí de nuevo viva.
A cada paso descubrimos cosas nuevas. Efectos de luz, juegos de positivos y negativos, imágenes que aparecían y desaparecían. Unas fantasmales sombras deambulaban por las escaleras del museo metropolitano de Nueva York. Un hombre leía un libro. El agua temblorosa por mis pasos creaba novedosas imágenes. Mi aliento revivía retratos….
En fin… Una sonrisa se dibujaba en mi rostro y a diferencia de mis hijos tendría el mejor sueño de mi vida. Ya entenderán porqué.



¿Lo más acertado? Lograr ocultarle al espectador la tediosa investigación que se encuentra detrás de todas estas obras. Obras que indagan, en términos formales, las capacidades de la luz, de las proyecciones, de la interactividad, de la programación, y en términos conceptuales, la gravedad de las desapariciones, de las catástrofes, la fugacidad de la vida, la levedad del ser, etc. ¿Me entienden?



Diez sobre diez. Eso es lo que espero de una exposición de arte contemporáneo en el año 2007. Eso y un par de canapés, un buen vino y una excelente compañía.

5 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

9 de abril de 2007, 12:24:00 p. m. COT  
Anonymous Anónimo dijo...

hay! se me olvidaba, soy maría roldán

9 de abril de 2007, 12:25:00 p. m. COT  
Blogger Diana Cristina dijo...

Visité esta exposición y estoy de acuerdo en que tanta carga intelectual del arte contemporáneo es pesada. En esta exposición juega uno y recuerda percepciones de la niñez que aún lo asombran en la oscuridad o en el cine de terror que se ha degradado tanto.
Excelente exposición. Me gustó mucho el video de las sombras elaboradas y el recorrido que hace por las tierras esclavistas y la explotación del cuerpo como medio de aprovecharse de la tierra, para beneficio de otros.

18 de abril de 2007, 7:15:00 p. m. COT  
Blogger Diana Cristina dijo...

linda tu página lolita.
Me gusta much el arte, y no tengo casi con quien hablar de él.
Invitame un dia a alguna galeria.

18 de abril de 2007, 7:17:00 p. m. COT  
Blogger Lolita Franco dijo...

Muchas gracias Diana Cristina. Estaré en contacto para siguientes exposiciones.

23 de abril de 2007, 8:18:00 p. m. COT  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal