11 febrero, 2010

Anacrónico



Me sorprende mucho la experimentación que hace Javier Vanegas para su proyecto Anacrónico, presentado en la galería El Garaje. Una persona emergente que decide retomar las técnicas nobles de la fotografía en un momento en que lo digital prima de forma casi arrasadora. Y creo que los resultados son sumamente alentadores, en especial por la sensibilización de la madera, logrando destacar sus vetas y la textura orgánica de la misma. Así mismo lo hace en una segunda serie con unos bastidores entelados que toman el aspecto de un stencil fotográfico y logrado a través de químicos. Aunque es un trabajo rico en su técnica y llamativo por lo experimental, me genera dudas en cuanto a la escogencia de las imagenes que se muestran y que juntas (las series) no logran decir nada muy concreto. Esa belleza matérica y llena de recursos de laboratorio se convierte en el único pretexto de la muestra. Y aunque asumo que es una decisión consciente creo que se podría tomar riesgos en el asunto. Hay que lograr combinar ambas partes de forma que se amalgamen y se complementen en pro de la contundencia de una obra. La tarea de Javier es poner dichos avances, encuentros y hallazgos maravillosos al servicio de cosas claras que se quieran decir. Es decir, porqué un perro? Por qué azul? Porqué Alicia? Tal cual lo hace con las trampas de ratón que están mandando un mensaje clarísimo y de paso lleno de humor e ironía. No hablo de discursos filósoficos ni tratados políticos sino de cosas inetresantes (cualesquieran que sean) que se quieran decir y contar.

1 Comentarios:

Blogger javier Mauricio Vanegas Torres dijo...

Hermosa reseña, mil gracias por pasar y dedicar unas horas de su preciado tiempo.

11 de febrero de 2010, 3:51:00 p. m. COT  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal